SAN SIMON DE ROJAS

UN PROYECTO PARA EL NECESITADO

    Paulino Alonso

    Comedor "Ave María", obra benéfico-asistencial sin ánimo de lucro, perteneciente a la Fundación Real Congregación de Esclavos del Dulce Nombre de María, situado en pleno centro de Madrid, a dos pasos de la famosa Puerta del Sol, en la Calle Doctor Cortezo 4, fundada por Simón de Rojas en el año 1611 y clasificada como de beneficiencia el 25 de mayo de 1922, e inscrita en el Registro de Fundaciones de la Comunidad de Madrid el 23 de noviembre de 1992. Así encabezamos todos los escritos y memorias que presentamos en los distintos organismos oficiales.

    La propietaria y responsable total del Comedor "Ave María" es la Congregación, de ella depende y ella es la que oficialmente responde del Comedor. La Familia Trinitaria solamente tiene encomendado el servicio diario, siendo ella, la Familia Trinitaria, la responsable de que el Comedor funcione y preste sus servicios. Para una mayor fluidez a la hora de relacionarse con las administraciones públicas el P. Paulino tiene concedido un Poder Notarial haciéndole representante Legal.

Obra de la Familia Trinitaria llevada adelante por dos religiosos, uno de cada Provincia Trinitaria española, tres religiosas, una por cada Instituto femenino, y dos laicos en representación del Laicado Trinitario, que son los que forman la Comisión Ejecutiva. Ella es la encargada de programar toda la actividad del Comedor y coordinar a todo el voluntariado. Esta Comisión, a la cual se une un responsable de cada grupo de voluntarios en las reuniones se reúne una vez al trimestre. Como responsables últimos están los miembros del COPEFAT.

El fin del Comedor es cubrir una necesidad clara y palpable en Madrid para todas aquellas personas sin hogar o que pasan por nuestra ciudad. Necesidad como es la alimentación y el vestido, al igual que el asesoramiento jurídico, psicológico y moral a través del Servicio de la Escucha y Atención Personal. En una palabra, se intenta, en colaboración con otras instituciones o Servicios Sociales, prestar una atención integral a todas aquellas personas que, por unas razones o por otras, se encuentran en estado de necesidad y son marginadas por la sociedad consumista en la que vivimos.

A lo largo del trienio 2000-2003 han sido muchas las personas que han pasado por nuestro Comedor; personas de todo tipo, jóvenes, mayores y ancianos, drogadictos, enfermos de sida, parados, ex-presos, emigrantes de todos los países...; y por qué no decirlo, algún que otro cara dura que por falta de valores se apunta para no gastarse un euro y acumular de esta forma un poco más de dinero. El número total de personas atendidas en los tres años han sido 259.483 en el Comedor, 4.015 en el Ropero y un número importante en el servicio de la Escucha y Atención Personal.

En estos años se ha visto duplicado o triplicado el número de extranjeros que acuden, pudiendo afirmar que superan el 60%. Resaltar que, debido a este aumento, y muy en contra de nuestra voluntad, en mayo del año 2000 tuvimos que tomar la decisión de cerrar el Comedor los domingo y festivos, ya que esos días el número de los que acudían a desayunar superaba nuestras posibilidades. El último domingo del mes de abril llegamos a 510 personas en ocho turnos. En una reunión de urgencia la Comisión decide, después de mucho diálogo y estudio de posibilidades, cerrar éstos y limitar el número de personas diarias a 350 distribuidas en cinco turnos. La medida no fue bien acogida por los necesitados ya que tenían que quedarse personas sin poder entrar. Poco a poco se fue normalizando y el número se mantiene sin mayores problemas ni complicaciones. Los dos últimos años hemos tenido temporadas, sobre todo en invierno, que han tenido que quedarse sin poder entrar entre 15 y 20 personas diarias.

Cada día de la semana viene una media de 12 voluntarios, que son los que se necesitan para para que todo el servicio se desarrolle con normalidad. Cada Instituto y Provincia tiene asignado un día. Los lunes las Trinitarias de Mallorca, los martes Aluche, de la Provincia España-Sur, los miércoles las Trinitarias de Valencia, los jueves San José de Valderas, de la Provincia España-Norte, los viernes Echegaray, Trinitarias de Madrid y otros, y los sábados los jóvenes de los distintos Institutos y Provincias.

En todos los voluntarios se observa ilusión y cariño, desarrollando su trabajo con mucho interés y dedicación, no desanimándose por nada, ni por ritmo duro del trabajo diario, ya que en dos horas hay que atender a todos los que acuden y fregar todo; ni cuando reciben una mala contestación o insulto de alguno de los necesitados.

Indicar que año tras año hemos tenido distintas celebraciones y encuentros con los voluntarios y los necesitados. Celebraciones como las fiestas de San Simón de Rojas (28 de septiembre) con desayuno especial pagado por todo el voluntariado, Eucaristía solemne y ágape fraterno; y Ntra. Sra. de la Expectación (18 de diciembre) con desayuno especial, Eucaristía solemne y ágape fraterno, con la participación del Sr. Alcalde de Madrid. El Via Crucis de Cuaresma. Los oficios Religiosos del Triduo Pascual con el lavatorio de pies a doce personas necesitadas. Y la ofrenda de flores al final del mes de mayo. Las cenas con los necesitados en Nochebuena y el Jueves Santo; dos cenas de familia en las cuales unos quince voluntarios cenamos en la misma mesa con 45 necesitados. Dos días en los cuales no hay diferencia entre voluntarios y necesitados, sino únicamente vivencias de familia y fraternidad.